Como interpretar una nómina
¿SABES CONO INTERPRETAR TU NOMINA? MC&GUR ASESORES✅ TE RESUELVE TUS DUDAS ✅
15645
post-template-default,single,single-post,postid-15645,single-format-standard,bridge-core-1.0.6,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-theme-ver-18.2,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive
 

Como interpretar una nómina

Como interpretar una nómina

La nómina es el documento más importante que tiene un trabajador. Entre las funciones que tiene una nómina podemos encontrar dos fundamentales:

  • para explicarnos nuestra remuneración.
  • Como justificante ente cualquier procedimiento judicial.

Todos los trabajadores, sean cuales sean sus circunstancias tienen derecho a percibir su recibo de salario (la nómina), independientemente del tipo de contrato, jornada, categoría profesional, etc.

Para poder interpretar de forma correcta nuestra nomina es imprescindible diferenciar varios conceptos.

  • Salario: Se considerará salario la totalidad de las percepciones económicas de los trabajadores, en dinero o en especie.
  • Salario base: es la remuneración total por el trabajo realizado, el cual no puede ser inferior al pago que marque el contrato.
  • Salario mínimo interprofesional: Es un salario mínimo fijado por el gobierno. La revisión del salario mínimo interprofesional no afectará a nuestra estructura ni a la cuantía de nuestros salarios cuando estos, en su conjunto y cómputo anual, fueran superiores a él.
  • Complementos salariales: son aquellas cantidades extraordinarias que percibe un trabajador, ajenas al salario base. Entre estos complementos podemos encontrar diferentes tipos: por antigüedad, responsabilidad, formación, nocturnidad, peligrosidad, productividad, gratificaciones extraordinarias, salario en especie, etc.
  • Horas extraordinarias: Esta partida corresponde a las horas desempeñadas por encima de nuestro horario laboral, tanto si son voluntarias como forzosas. Recordemos que las horas extras son de carácter voluntario siempre y cuando no aparezcan por convenio, o si se trata de fuerza mayor (por ejemplo, trasladar ficheros porque ha habido una inundación).
  • Gratificaciones extraordinarias: En España y de forma genérica el Estatuto de los Trabajadores fija dos pagas extraordinarias  obligatorias (Navidad y verano), aunque los convenios colectivos pueden fijar algunas más. Estas pagas pueden percibirse en catorce ingresos o bien de forma prorrateada mensualmente.
  • Salario en especie: Aunque difícil de monetizar, es la remuneración que el trabajador recibe en bienes o servicios y que forma parte de su salario (es decir, tributa). Se trata de algo completamente optativo por parte del trabajador, quien no está obligado a recibir ese tipo de prestación por su trabajo a menos que aparezca reflejado en su convenio.

Una vez aclarado estos conceptos, pasemos a la estructura de nuestra nómina. Cualquier nomina está estructurada en cuatro apartados: encabezado, devengos, deducciones por IRPF y líquido a percibir.

ENCABEZADO

Es lo primero que vemos. En el encabezado encontraremos los datos de la empresa (denominación social, dirección, CIF y el código de la cuenta de cotización de la Seguridad Social) y los datos propios del trabajador (nombre, apellidos, DNI, número de afiliación a la SS, categoría profesional, tipo de convenio y antigüedad en la empresa). 

Es importante que aparezca el periodo de liquidación en este apartado, así como otros datos relevantes para la empresa o el trabajador.

DEVENGOS

Este apartado se encuentra en el cuerpo de la nómina, pero lo hemos separado para evitar complicaciones. Dentro de este apartado encontramos las cantidades entregadas como retribución a tu trabajo. La suma de todas las partidas en las que se divide se denomina salario bruto.

 

DEDUCCIONES POR IRPF

A diferencia de los devengos, las deducciones por IRPF restan. Parte del sueldo va destinado a pagar la Seguridad Social y cubrir así una baja eventual por incapacidad, la futura pensión o el seguro de desempleo. En la proporción correspondiente a cada trabajador en concepto de IRPF, el porcentaje variará dependiendo las circunstancias personales de cada trabajador.

Las principales deducciones que podrás ver en tu nómina son:

Aportaciones del trabajador a las cotizaciones a la Seguridad Social. Aquí podemos incluir: contingencias comunes, como una baja por maternidad o por enfermedad, (cifra que asciende al 4,7% de los devengos salariales), desempleo, concepto el cual te garantiza poder acceder al paro en caso de pérdida de empleo; formación profesional, el cual corresponde al 0,1% sobre la base de cotización por contingencias profesionales; y horas extraordinarias, de las que hemos de diferenciar entre las de por fuerza mayor y las de sin fuerza mayor, las cuales tienen un 4,7% de deducción.

Importe sobre la Renta de las Personas Físicas: no es más que el adelanto que corresponde contribuir en la Declaración de la Renta. Según el sueldo final y de las circunstancias personales y familiares (número de hijos, estado civil, algún grado de discapacidad, etc.) este porcentaje variará. El mínimo que se debe de retener es un 2%, siendo 15% la media.

Anticipos: si se da el caso de que pides un adelanto de tu sueldo, la deducción correspondiente al dinero solicitado se verá reflejada en este apartado.

Otros: por ejemplo, las cuotas sindicales.

LÍQUIDO A PERCIBIR

En este apartado encontramos el sueldo que el trabajador percibe de forma líquida (en mano). El sueldo líquido o neto se obtiene restando al sueldo bruto todas las deducciones. En el ejemplo concreto que hemos tomado el salario neto seria el siguiente

A modo de conclusión la nómina quedaría conformada de la siguiente forma

Como bien hemos podido ver a lo largo de este artículo, la interpretación de una nómina no es difícil, pero es igualmente cierto que pueden ser más complicadas de lo que hemos visto, por ello aconsejamos acudir a profesionales que puedan resolver las distintas dudas. Profesionales como los que puedes encontrar en MC&GUR Asesores.

No Comments

Post A Comment